viernes, 16 de mayo de 2014

Los guerreros de Xi’an (segunda parte)













El ejército de arcilla evoca lo que pudo ser una formación de combate. Es impresionante ver como los guerreros se pierden en el horizonte…alineados en formación de batalla. Las unidades están flanqueadas por tres líneas de ballesteros, tanto en la vanguardia como en la retaguardia. Hay documentos que describen como los enemigos recibían intensas lluvias de flechas. En el poco probable caso de ser superada esta primera barrera por el enemigo, esta se enfrentaba a una infantería cargada de espadas, dagas, lanzas y hachas. Los flancos estaban también protegidos por dos líneas de arqueros y vemos a los oficiales subidos en sus carros comandando las unidades. Las cuadrigas están escoltadas por lanceros que con sus lanzas de seis metros impedían cualquier ataque sobre los caballos de combate.


Cada uno de los guerreros tiene rasgos y características diferentes, diferentes bigotes, peinados, atuendos, diversos rasgos étnicos, encontramos jóvenes, mayores...Sus uniformes nos muestran los rangos militares a los que pertenecía cada uno. El casco nos indica el escalafón que tenía cada soldado, según la longitud de su túnica nos muestra su rango.

El Arquero era el soldado dotado de arco y en aquella época se situaba al frente de cada formación.  Se arrodillaban para preparar el tiro pero tiraban hacia arriba y esto les permitía tirar por filas. El arquero como vemos en la imagen se caracteriza por llevar un moño y largos atuendos con botas cuadradas para proteger sus piernas y sus pies. Se inclinaban ligeramente hacia un lado adelantando su pie derecho. El arco lo sujeta tensado…una lástima que no se haya conservado). Su expresión facial nos muestra la concentración y atención, indicándonos que está listo para disparar. Mientras que el arquero que está abajo muestra semblante de esperar una orden.



El general tenía el máximo escalafón  en el ejército chino. Como podemos observar se le caracteriza por la armadura y por su casco en forma de faisán, símbolo del coraje. Solo se han encontrado seis estatuas de este rango.

Las cabezas y las manos se moldeaban por separado y se añadían a los cuerpos con posterioridad


Estos guerreros estaban policromados inicialmente, pintados con lacas. Estas pinturas al contacto con  la atmósfera se oxidan y se pierden.

Octava maravilla del mundo. Desde el año 1987 están considerados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.  Enterrando estas estatuas el Emperador creía que seguiría teniendo tropas bajo su mando más allá de la vida terrenal.


Fuente: Nota y fotos por Silvia Novalbos


No hay comentarios:

Publicar un comentario