viernes, 8 de noviembre de 2013

Españoles volviéndose locos por aprender Chino

Estudiantes de tan sólo tres años están aprendiendo el idioma al igual que muchos adultos que buscan empleo.

aa7ab3b6e65185c19c98be9671583bfe.jpg

"Xiang Jiao ! Plátano!" dice Fu Huijuan , radiante mientras agita la fruta delante de su alumno de tres años de edad, en una guardería de Madrid.

Él y sus cuatro compañeros apenas han aprendido a hablar en su español nativo, pero ya están absorbiendo mandarín - al igual que muchos españoles adultos preocupados por sus perspectivas laborales.

"Xiang Jiao" responde el alumno en un hilo de voz, sonriendo mientras se ve recompensado con un trozo de plátano y una pegatina. "Xie xie . Gracias."

La clase de Fu - que se ofrece gratis durante el primer mes - es la nueva actividad extra escolar de los niños en la guardería privada TEO, cuyos padres esperan que dará sus frutos en el futuro.

Numerosas escuelas y centros de idiomas han comenzado a impartir esas clases ya que los españoles ven a la economía de rápido crecimiento China como una oportunidades después de los cinco años de recesión en España.

"El Chino me parece un lenguaje esencial en el mundo actual y la mejor manera de aprenderlo es a partir de una edad temprana. Aprendiendo como adulto parece mucho más difícil", dice una de las madres.

"Se trata de una estrategia a largo plazo, por sus perspectivas de empleo en el futuro", agrega una ama de casa de 33 años de edad, llegando a recoger a uno de los alumnos de la clase. "Y creo que él lo está disfrutando muchísimo."

Pilar Alvarez, directora de la TEO , dijo que la guardería inició las clases de chino como clase extra escolar luego de ver que muchas otras escuelas en Madrid lo hacían.

"Después de la segunda o tercera clase, los niños comienzan realmente a interesarse", dice . " Estamos considerando la posibilidad de introducirlo poco a poco para todos los niños durante el horario escolar normal."

Los gobiernos regionales en España también están impartiendo cursos de chino en sus centros de idiomas subvencionados , mientras que algunas escuelas públicas lo están ofreciendo como una actividad extra escolar.

El Ministro de educación regional, ha comentado que el programa de clases gratuitas financiadas conjuntamente por el gobierno de Andalucía y el Estado chino, ha duplicado la matriculación desde que comenzó hace dos años, para alcanzar los 1200 alumnos en este año escolar.

Se estima que 30.000 personas se encuentran estudiando chino como lengua extranjera en España .

"Se espera que dentro de unas décadas, China sea la primera potencia mundial", dijo el Ministerio de Andalucía en un comunicado. "Esto está llevando a un auge en el número de personas que estudian el idioma y la cultura . "

La red de escuelas oficiales de idiomas de Madrid ha estado enseñando Chino desde la década del '60 , pero la demanda ha aumentado recientemente , dijo María José García - Patrón, jefe de la educación secundaria y la formación profesional en el Ministerio de Educación regional.

"La demanda de estas clases fue estable durante 40 años, con cerca de 80 o 90 alumnos matriculados, pero en los últimos 10 años el número ha crecido considerablemente y se ha llegado a cerca de 300", dijo en un correo electrónico.

"Es un poco difícil de escribir, pero creo que es fácil enseñar a hablar a los niños", dijo Fu. "Los niños tienen buena memoria. "

Fu, de 25 años, llegó a España hace seis meses y se postuló como docente en Bambu Idiomas, una empresa privada que organiza clases para las escuelas y las personas de todas las edades.

"Hay un montón de oportunidades en España. Muchas familias están buscando profesores de chino, y ahora muchas guarderías también", dijo.

En el aula, Fu hace sonar desde su ordenador portátil la canción infantil conocida en Europa como Frere Jacques, cantada en mandarín en una versión bien conocida por los niños chinos.

Con cuatro años de edad, Angela salta con emoción, mientras su largo pelo castaño gira con el movimiento mientras grita "Xiang Jiao ! " (Chino para plátano).

Fuente: South China Morning Post

No hay comentarios:

Publicar un comentario